Otros lugares de interés

Balcones de la Avenida Marítima

Admirados en sus libros por los distintos viajeros que visitaron la isla en el siglo xix, pintados a plumilla, al óleo y a la acuarela por artistas locales y fotografiados por toda clase de profesionales y retratistas amateurs, los balcones de madera de la avenida Marítima constituyen el mejor conjunto de saledizos conservado en Canarias. Su peculiaridad viene dada, generalmente, por las distintas tipologías de balcón que se reúnen en tan corto espacio, y, de manera especial, por la cantidad y calidad de los llamados balcones dobles, de influencia lusitana, que recuerdan las adufas portuguesas. Se trata, en realidad, de un recurso ideado para la ventilación de las viviendas de dos o más plantas de la calle principal (calles O’Daly y Pérez de Brito) por su parte trasera, el lado de la marina o naciente, desde donde los moradores gozaban de la acción de los vientos alisios inferiores, frescos y húmedos, de dirección norte o noreste. Muchos de ellos cuentan en los extremos con un tablero de cubrición donde se alojaban los escusados o retretes, cuyas aguas fecales caían a la calle para desembocar en la orilla del mar.


Plaza de España

Considerada por la crítica como el mejor conjunto de estilo renacentista de Canarias, la plaza de España ha funcionado a lo largo de la historia en su doble uso como plaza mayor, destinada a la celebración de actos civiles, y como plaza de la parroquia matriz, donde la Iglesia concentró toda su programación festiva: Bajada lustral de la Virgen, Invención de la Santa Cruz, Corpus Christi, Semana Santa, ciclo navideño... Abierta en su origen a la calle real, cuenta con varios inmuebles de interés: la casa Monteverde (plaza España, 1), construida por Pablo Monteverde después de 1618 y reformada entre 1922 y 1935 por el arquitecto Pelayo López Martín Romero; la casa Lorenzo (plaza de España, 2), de fachada clasicista, con fábrica del siglo xviii y remodelación de 1900; la fuente pública, edificada en 1588; la iglesia y torre campanario de El Salvador (plaza de España, 3), cuya construcción data de principios del siglo xvi; la casa Massieu (plaza de España, 4), con fachada del siglo xviii y reconstruida en su interior como sede de CajaCanarias (hoy Fundación la Caixa), la casa Pereyra (plaza de España, 5), levantada en su estado actual por Miguel Pereyra Pérez en 1864; y las Casas Consistoriales, cuya fábrica se dilató desde 1559 hasta 1587. El centro de la plaza lo preside el Monumento al padre Manuel Díaz, figura clave de la política, la educación, la cultura y la beneficencia palmeras durante la primera mitad del siglo xix.


Calle O’Daly
Dividida en varios tramos, la calle O’Daly designa el intervalo de la calle real de Santa Cruz de La Palma que, partiendo desde la plaza de España, desemboca en la plazuela del Muelle. Con trazado paralelo a la orilla del mar, la calle cuenta con varias vías y callejones perpendiculares que comunican con la calle Álvarez de Abreu, paralela hacia el mar, y Virgen de la Luz (Lemos, Blas Simón y Apurón), paralela, en un nivel superior, por el poniente. La calle debe su nombre al comerciante irlandés Dionisio O’Daly, quien, junto a otros miembros de la burguesía emergente de la capital palmera, propició la caída del régimen de gobierno local de los regidores perpetuos, hecho que convirtió a Santa Cruz de La Palma en la primera ciudad del estado español en celebrar elecciones municipales por sufragio en 1773.


Calle Pérez de Brito

La calle Pérez de Brito es continuación de O’Daly hacia el norte y comunica perpendicularmente con varias calles y plazas: la avenida El Puente, la plaza y calle de Vandale, la placeta de Borrero, las calles Garachico, de Reyes, Baltasar Martín, Jorge Montero, Castillo, Santa Catalina y Méndez Cabezola. Este tramo de la arteria principal de la ciudad, que comienza en la plaza de España y termina en su intersección con la calle Faustino Méndez Cabezola, debe su nombre a Anselmo Pérez de Brito, natural de la Villa de Garafía, donde nació en 1728, licenciado en Leyes por la Universidad de Sevilla y abogado del bando encabezado por Dionisio O’Daly en el pleito seguido contra los regidores perpetuos del Concejo palmero; durante la causa, Pérez de Brito fue encarcelado, acusado de sedición, pero, poco más tarde, lograría la revocación de su sentencia condenatoria. Su fallecimiento en 1772 le impidió ver cumplido su sueño de renovación del gobierno local, circunstancia que daría a lugar a la celebración de las primeras elecciones municipales bienales de España en enero de 1773.


Placeta de Borrero
Pavimentada en la segunda mitad de la década de 1970 con guijarros y decorada con una fuente central de cantería y varios bancos y maceteros de piedra dispuestos alrededor, la placeta de Borrero se conoce con este nombre desde al menos la segunda mitad del siglo xvi. La cierran hacia el este tres viviendas: la casa Sicilia (Borrero, 4-Álvarez de Abreu, 1), edificada por el beneficiado de la iglesia de Nuestra Señora de la Luz de Garafía Jerónimo Sicilia en la última década del siglo xviii; la casa Escobar (Borrero, 2 y 3), construida en el siglo xvii por el regidor del Cabildo palmero Pedro de Escobar y sus hijos Matías y Pedro de Escobar Pereira; y la casa Felipe (Borrero, 1-Pérez de Brito, 32), fabricada en su estado actual en 1800 por Antonio José Felipe, teniente de milicias. La variedad arquitectónica de que se compone y el esmero de los vecinos por el cuidado ornamental de las plantas que cuelgan de ventanas y balcones convierten esta placita en uno de los rincones más coquetos de la ciudad. 
 


Plaza de Vandale

La plaza Vandale ocupa parte del solar de una casa desaparecida, perteneciente a la estirpe Massieu y conocida como casa de Brier, por haber vivido en ella el capitán Jaques de Brier y su mujer Luisa Monteverde. Tras haber sufrido un incendio y haber procedido el Ayuntamiento a su expropiación en 1948, se urbanizó como plazoleta, recibiendo la denominación de Vandale, apellido de un importante linaje de origen flamenco establecido en La Palma en el siglo xvi. Destaca en ella su particular pavimentación, realizada con callaos, guijarros o cantos redondeados, procedentes de las costas y barrancos de la isla. De las especies botánicas que la adornan, sobresalen los ejemplares de flamboyanes o árboles de fuego (Delonix regia), apreciados en el mundo de la jardinería por su característico follaje verde brillante y sus flores de color rojo anaranjado. Preside el centro de la plaza el monumento Lo Divino (1997), obra en bronce del escultor local Fran Concepción, que rinde homenaje a las agrupaciones navideñas de cuerda y voz que, aún hoy, recorren de madrugada la ciudad durante los nueve días anteriores a la Pascua de Navidad.


Plazuela de la Cruz del Tercero

La plazuela de la Cruz del Tercero fue construida en 1893, en conmemoración del iv centenario de la fundación de Santa Cruz de La Palma. Cuenta la tradición que finalizada la conquista militar, el 3 de mayo de 1493, el capitán general Alonso Fernández de Lugo cumplió con los honores protocolarios, procediendo a clavar una cruz de madera en la orilla del barranco de Las Nieves, lugar donde se celebró una misa de acción de gracias por el éxito de la campaña castellana. En 1783, una avenida desbordó el cauce del barranco, haciendo perecer este primitivo emplazamiento. Pero con ocasión de cumplirse 400 años de la fundación de la ciudad, se levantó en este lugar un pedestal de piedra basáltica coronado con una gran cruz de madera de tea, que se acompañó de una placa conmemorativa; en 1993, con motivo del v centenario de la misma efemérides, se instaló una segunda placa. La cruz se engalana con flores cada 3 de mayo, celebrándose en torno a ella una misa de campaña a primeras horas de la mañana.


Quiosco de La Alameda

El quiiosco de la Alameda preside el centro de esta plaza, concebida en el segundo tercio del siglo xix como lugar de esparcimiento y ocio públicos. Poblada de laureles de Indias (Ficus microcarpa L. F.), con su característico porte y su amplia y tupida copa, de generosa sombra, elegantes palmeras canarias (Phoenix canariensis) y araucarias (Araucaria araucana), originarias de la Patagonia argentina y chilena, la plaza se articula a través de dos largos pasillos pensados para el paseo, que amenizaban los músicos alojados en el kiosco central. De planta octogonal, cada vértice se decora a base de pilastras y columnas de capitel arabesco; a cada lado se abre una ventana de guillotina con paños de madera calada y cristales de colores que dibujan estrellas de ocho puntas y antepecho de arquería adosada, con balaustres. Remata el conjunto entablamento y balaustrada. A la segunda planta, cubierta con cenador de forja y madera, se accede por una escalera de caracol exterior. En el extremo norte de la plaza, frente al Barco de la Virgen, se encuentra el monumento al Enano, símbolo por antonomasia de las fiestas lustrales de la Bajada de la Virgen, obra del creador Luis Morera. 


Plaza del Dornajo

La calle Dornajo comunica de norte a sur las zonas altas de los barrios de San Telmo y San Sebastián, siguiendo su curso en paralelo a la antigua muralla del huerto del Convento de San Miguel de las Victorias o de Santo Domingo, hoy sustituida por la pared exterior del pabellón de deportes del Instituto de Enseñanza Secundaria «Alonso Pérez Díaz». El nombre le viene por el abrevadero que aún subsiste en este extremo alto de la calle San Sebastián, tramo estacional del camino que enlazaba Santa Cruz de La Palma y la banda oeste de la isla. Este antiguo tanque o dornajo sirvió como depósito de agua y abrevadero para el ganado de carga, mediante el que se intercambiaban mercancías entre el este y el oeste de la isla, a la vez que cumplía su función como zona de descanso para transportistas y caminantes. Su situación privilegiada en lo alto y la arquitectura doméstica que la circunda, convierten a esta plaza en uno de los lugares más encantadores de la ciudad.
 

 


Castillo de Santa Catalina

Del antiguo sistema defensivo de Santa Cruz de La Palma, compuesto en su origen por varios baluartes, muralla y portadas de acceso a la ciudad por los caminos del norte y del sur, se conserva en la actualidad el que fuera castillo principal, nombrado Real Castillo de Santa Catalina por su proximidad a la antigua ermita de Santa Catalina de Alejandría. Con entrada por la portada de frontón curvilíneo situada en la calle Castillete, ésta aparece rematada por el escudo de armas de los Reyes Católicos. La obra actual fue levantada tras la desaparición del primer castillo, más cercano al barranco de Las Nieves (al norte). De planta cuadrangular y puntas de diamante en sus cuatro ángulos, su diseño, que copia el del Castillo de San Cristóbal de Santa Cruz de Tenerife, se debió al sargento mayor Juan Franco de Medina y al capitán Miguel Tiburcio Rossell de Lugo; su fábrica se dilató desde 1683 hasta 1692. Adquirido al Ejército en 1950 por varios propietarios particulares, en 1951 fue declarado Monumento Histórico Artístico. El Castillo bien merece una visita, ya que desde su explanada puede disfrutarse de una magnífica vista sobre la playa de la ciudad. En ocasiones se organizan aquí mercadillos y ferias comerciales con interesantes ofertas. Asimismo, en la sala principal del Castillo se encuentran expuestas las maquetas de las antiguas fortificaciones militares de la ciudad, y una reproducción a gran escala de la "Palmaria”, una imagen del plano alzado de la capital palmera realizado en el siglo XVIII, en el que queda perfectamente reflejado todo el sistema defensivo que tenía la ciudad a lo largo de la franja costera,

Calle Castillete, n. 10.
Horario: Lunes a viernes de 9:00 h a 14:00 h, sábados de 10:00 h a 14:00 h. Los días de crucero, también de 16:00 h a 18:00 h


Mercado municipal de abastos. La Recova

Con más de un siglo dando vida a la ciudad, y en la más pura tradición mercantil de Santa Cruz de La Palma, el Mercado Municipal, conocido popularmente como La Recova, es uno de los lugares más característicos de la actividad comercial de la ciudad y un punto de visita obligada para todos los que quieran conocer de cerca la variedad de la gastronomía palmera.

La Recova está ubicada en un hermoso y singular edificio de arquitectura neoclásica en el espacio que fue el antiguo hospital de Dolores, y en el que destacan su doble fachada y, como principal elemento característico, su lucernario central, que aporta luz natural a todo el recinto. En el año 2005 el edificio fue sometido a un proceso de reforma de todo el conjunto que mejoró notablemente sus instalaciones. Actualmente el Mercado consta de trece lonjas y doce puestos en los que puede encontrarse una gran variedad de productos frescos de la tierra como frutas y verduras, carnes, pescados, flores y plantas, vinos, repostería, etc.

Avenida de El Puente nº16.
Teléfono de atención: 922 41 14 59 - 922 42 65 02
Horario: De lunes a viernes de 07:00 a 14:00 horas. Sábados de 07:00 a 15:00 horas.


Marina La Palma

Inauguradas en el verano de 2010 en el marco de las fiestas lustrales de la Bajada de  la Virgen, las instalaciones del puerto deportivo Marina La Palma constituyen una iniciativa gestada por la Unión Temporal de Empresas de Puerto Calero S. A. (Lanzarote) y el Real Nuevo Club Náutico de Santa Cruz de La Palma. Marina La Palma se emplaza en la vertiente norte del puerto comercial de la capital palmera, ciudad que, desde la fundación del Nuevo Club en 1904, cuenta con una sólida tradición en materia de promoción del deporte y el ocio marinos. Marina La Palma está concebida como un espacio de fusión entre el servicio al navegante y una oferta recreativa de gran atractivo: 180 amarres (8 m y 18 m), suministro de agua y electricidad en los pantalanes, zona Internet wifi, CCTV, servicio de marinería las 24 horas, punto de reciclaje, gasolinera, varadero, forklift y máquina a presión para limpiar los cascos de los buques. El área de recreo se distribuye en un centro comercial abierto, con vistas al casco histórico de Santa Cruz de La Palma, del que dista unos 50 metros, y la bahía; restaurantes, bares y cafeterías, tiendas de ropa y alimentación completan un mercado que se combina con una variada programación de actividades, entre las que destacan los ciclos conciertos al atardecer y las competiciones náuticas.

Puerto de Santa Cruz de La Palma (28º 40.67 N  |  17º 46.07 W)

Contacto: info@marinalapalma.eshttp://www.marinalapalma.es 


Plaza de Las Nieves

La plaza de Las Nieves ha sido testigo de los principales actos del programa parroquial del Santuario y de dos grandes citas marianas: la fiesta del 5 de agosto, con llegada de romeros procedentes de todos los puntos de la isla, conciertos y procesión de la imagen alrededor del templo, las congregaciones con ocasión de la bajada del trono y traslado y retorno de la Virgen durante las Bajadas lustrales y procesiones de Semana Santa, Navidad, Año Nuevo y Reyes. La plaza, pavimentada con callaos y guijarros, cuenta con una fuente de cantería, de pila o tanque circular, con pilar para el surtidor. El silencio que rezuma —interrumpido por la música del agua de la fuente y por el arribo intermitente de devotos y turistas—, la sombra de las jacarandas, los magnolios y las araucarias, el entorno paisajístico del pinar y la arquitectura circundante (la casa rectoral, la casa de romeros, el restaurante Parrilla Las Nieves y el santuario) convierten a esta plaza en uno de los lugares más encantadores de la isla de La Palma.
 

Español